Blog

¿Qué diferencias hay entre el tartar y el tataki?

tataki-de-atun

Además de las ventajas nutricionales que presenta el atún y que ya expusimos en este blog, tiene otra muy importante, y es la gran variedad de formas en que puede ser cocinado y servido.

Por influencia de la cocina oriental, resulta cada vez más habitual ver en la carta de cualquier restaurante platos con atún crudo o semicrudo, como es el caso del tataki y del tartar.

Aunque muchas veces podamos confundir estas dos recetas, lo cierto es que tienen poco que ver. Para entendernos, el tataki serían los dados de atún que en muchas ocasiones se sirven aderezados con aguacate, tomate y cebolleta. Y el tartar es el lomo de atún ligeramente marcado y macerado con salsa de soja y cítricos.

Las especias y la salsa juegan en estos dos platos un papel fundamental. Aunque no hay nada como probarlos en un buen restaurante, también podemos darnos una oportunidad y aventurarnos a elaborarlos en casa. Pero recordad que es importante congelar el pescado al menos 24 horas antes de consumirlo.

Elaboración del tartar

tartar-de-atun-BcDComenzamos partiendo en cuadraditos muy pequeños el solomillo de atún fresco. Troceamos también la cebolleta tierna, a la que añadiremos soja, aceite, sésamo y el zumo de media lima. Incorporamos mostaza para mezclar y ligar bien todos los ingredientes y, por último, echamos un poco de sal y pimienta al gusto. Lo mezclamos todo con el atún y lo guardamos en el frigorífico durante una hora y media.

Mientras, pelamos el aguacate, que debe estar ni muy duro ni muy blando. Lo troceamos en cuadraditos y le echamos el zumo de la otra media lima, sal y pimienta. Lo guardamos también en la nevera.

Para el emplatado utilizamos un molde redondo, sobre el que colocaremos primero una capa de aguacate de un centímetro aproximadamente. Seguidamente, rellenamos de atún, aplastamos un poco y desmontamos el molde, de forma que quede el pastel bien apelmazado.

Elaboración del tataki

Para la elaboración del tataki, empezamos mezclando en un bol el vinagre de arroz y la salsa de soja con una cucharadita de jengibre en polvo y un poco de sal. Cortamos los lomos del atún y los empapamos con esta marinada, dejándolos reposar durante al menos 15 minutos.

Si no conseguimos semillas de sésamos tostadas, las ponemos en una sartén a fuego fuerte y las removemos de vez en cuando hasta que se doren. Cuando estén listas, ponemos la mitad de las semillas en el bol junto con la salsa y el atún. Después de 15 minutos, ponemos el resto de semillas en un plato y pasamos por encima de ellas los lomos de atún, de forma que se queden pegadas a los mismos. Por último, marcamos los lomos en una sartén durante unos 10 segundos por cada lado, y ya los tenemos listos para servir.

En cualquier caso, nos decidamos por el tartar de atún crudo o el tataki con el pescado levemente marcado a la plancha, debemos darle una oportunidad a este delicioso manjar cuya textura y suave sabor nos sorprenderá.